Bogotá les exige a la CAR y al Consorcio CEPS que la PTAR Salitre sea terminada sin deficiencias en su operación y de acuerdo con lo contratado 

Bogotá les exige a la CAR y al Consorcio CEPS que la PTAR Salitre sea terminada sin deficiencias en su operación y de acuerdo con lo contratado 


Bogotá, D. C., 26 de julio de 2022. Sobre la construcción y puesta en marcha de la Planta de Aguas Residuales Salitre (planta que descontaminará el 30 % de las aguas residuales que se vierten al Río Bogotá), la Empresa de Acueducto y Alcantarillado y la Alcaldía Mayor de Bogotá, se permiten informar a la ciudadanía lo siguiente: 


1. El diseño y construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Salitre está a cargo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) a través de un contrato suscrito con el Consorcio CEPS (conformado por la empresa española Aqualia Infraestructura, la griega Aktor Technical Societe y la colombiana Cass Constructores y Compañía). 


2. Este proyecto que es fundamental para la descontaminación del Río Bogotá se ha venido ejecutando con el dinero que los bogotanos han asumido a través del pago del impuesto predial. Anualmente, el Distrito le gira a la CAR $545 mil millones de pesos del impuesto predial que recauda en la ciudad. A la fecha, la inversión que Bogotá ha hecho para financiar la ejecución de la obra de la PTAR Salitre asciende a la suma de $1,3 billones de pesos. 


3. El contrato suscrito por la CAR con el Consorcio CEPS se acaba en 52 días y, pese a ello, la planta de tratamiento del Salitre presenta graves deficiencias dentro de las cuales se encuentran las siguientes: 


a. El sistema de monitoreo, automatismo y control (SCADA) de la planta no funciona, presenta deficiencias, con equipos y áreas completas desconectadas del sistema y equipos que están conectados, pero sin funcionar. Esta situación hace imposible la operación automática de la planta como exige el contrato, e implica realizarla de manera manual, poniéndola en riesgo.


 b. No han entregado a la CAR los manuales de operación y mantenimiento para poder operar correctamente la planta por procesos y realizar el mantenimiento de acuerdo a como fue diseñada y contratada. 


c. El 31 % de los equipos críticos (de los 90 necesarios y básicos para operar) están por fuera de operación o presentan fallas reiteradas.


 d. La obra física no se ha terminado. Están pendientes el edificio de taller, el edificio de mantenimiento, el aula ambiental, el edificio del casino, el laboratorio, las obras de urbanismo de toda la planta, el parque metropolitano, los dos espesadores y el almacenador. 


4. Por orden judicial, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado fue obligada a recibir, como si se hubiera cumplido lo contratado, y operar la PTAR Salitre, a pesar de que los informes de la interventoría del proyecto y del Banco Mundial, confirman que la PTAR Salitre no cumple con lo establecido en el contrato sobre estándares técnicos y operacionales y sin haber realizado las pruebas de garantía y puesta en servicio acorde con lo establecido en el contrato. 


5. La descontaminación del Río Bogotá está en riesgo. Si los equipos no se entregan en condiciones adecuadas, se pueden presentar problemas de operación que impedirán la descontaminación del Río Bogotá. 


6. Los recursos de todos los bogotanos están en riesgo. La planta de tratamiento ha sido pagada casi completamente por los bogotanos con su contribución por impuesto predial a la CAR. Si la PTAR Salitre no funciona adecuadamente, en los próximos años los bogotanos deberán asumir sobrecostos (a través de las tarifas), para reponer lo que hoy no funciona o lo que falle en el futuro de la planta de tratamiento. 


7. Las inversiones que se tendrían que hacer con cargo a los recursos de los bogotanos si la CAR y el contratista CEPS no entrega la planta completa y adecuadamente, son del orden de $104 mil millones (por reposición de equipos y finalización de algunas obras principales), y aproximadamente $16 mil millones adicionales anual a lo planificado por la operación de la planta en las condiciones actuales.


 8. La CAR y el contratista CEPS, como responsables del proyecto, deben cumplirles a los bogotanos por una planta de tratamiento en óptimas condiciones, y por el cabal cumplimiento del contrato para garantizarle a la ciudad su operación con el fin de lograr la descontaminación del Río Bogotá.


 

Enviado por Webmaster el Mar, 26/07/2022 - 16:06